Despido procedente 💰: Qué es, causas, indemnización y paro

Despido procedente

¿Es mi despido procedente? Esto me preguntan a través de la web con mucha frecuencia lectores que, probablemente como tú, han sido despedidos recientemente.

Los abogados laboralistas trabajamos en nuestro día a día con trabajadores que han sido despedidos y sienten que su empresa no les ha respetado sus derechos; sin embargo, desconocen qué pueden hacer, si les corresponde indemnización, si tienen derecho a paro…

Estos lectores, muchos de ellos ya clientes, me contactan porque no están de acuerdo con la decisión de la empresa, y creen que los motivos del despido no son justos o, en otras muchas ocasiones, ni siquiera verdaderos.

Por ello es normal que quieran saber si realmente la situación es justa y si es un despido procedente.

Si estás pasando por algo parecido te dejo este súper artículo en el que te cuento en detalle todo sobre el despido procedente.

Cuando acabes de leerlo seguro que habrás puesto fin a muchas dudas porque voy a contarte en el todo lo que me suelen preguntar en las consultas.

Así que ¡Empecemos!

 


 

También te puede interesar:

Los tipos de despido en España ✅ Causas, clases e indemnización

Calcular finiquito baja voluntaria 🎯 Cómo se calcula, indemnización y vacaciones

 


 

¿Qué es un despido procedente? Despido procedente significado.

Un despido procedente es aquel que se ha realizado de forma correcta y cumpliendo con el procedimiento establecido, así como con todos los requisitos que la ley exige.

Es decir, la empresa ha realizado el despido ajustándose a la ley y por tanto el mismo tiene justificación en una causa legal que lo ampara.

Debemos tener en cuenta que un despido será procedente sólo cuando una sentencia judicial así lo declare, y por tanto no es la empresa quien lo denomina así, sino que será el juez quien, tras un procedimiento judicial, dictamine que le despido ha sido realizado de forma correcta por la empresa y que, por tanto, es procedente.

Teniendo esto es cuenta, es importante recalcar que la empresa realizará un despido disciplinario u objetivo al trabajador, y que, si el trabajador impugna el despido por no estar de acuerdo, será el juez quien decida en la sentencia que es despido procedente o no.

No debemos olvidar que hablaremos de diferentes tipos de despido si nos referimos por un lado a los que puede realizar la empresa o, si por el contrario, nos referimos a cómo se ha calificado el despido en una sentencia.

Un despido será procedente cuando así lo califique una sentencia judicial.

 

Diferencia entre despido procedente e improcedente.

El despido procedente tiene lugar cuando la empresa realiza el mismo ajustándose a una causa legal y por tanto está justificado. Por el contrario, será improcedente cuando no respeta el procedimiento establecido o lo hace en contra de la ley. En este último caso la empresa debe readmitir o indemnizar al trabajador.

Como hemos visto, será despido procedente o improcedente según lo que diga una sentencia, y, por tanto, para que se pueda calificar como procedente es necesario que el trabajador impugne el despido previamente.

Por tanto, el proceso sería el siguiente: al trabajador se le comunica el despido por la empresa, por ejemplo, le comunican un despido disciplinario. Si el trabajador no está de acuerdo con el motivo del despido deberá demandar a la empresa. Tras esto habrá un procedimiento judicial que terminará mediante sentencia en la que el juez dirá si el despido fue correcto, es decir, procedente o si, por el contrario, no se realizó respetando la ley.

El despido será procedente cuando la empresa lo realice de forma justificada en una causa legal; por el contrario, será improcedente cuando no respete el procedimiento o lo haga en contra de lo establecido en la ley.

 

Efectos del despido procedente.

Si tras la impugnación del despido por el trabajador se declara en sentencia que el despido es procedente, es decir, que la empresa lo ha realizado de forma ajustada a la ley, no habrá ninguna consecuencia para el trabajador, más que la finalización de la relación laboral desde que se comunicó el mismo.

Impugnar un despido no tiene consecuencias para el trabajador, por lo que si tienes dudas de si tu despido es procedente o si te corresponde indemnización lo recomendable será asesorarte con un abogado laboralista.

 

Despido procedente causas ¿Cuáles son los motivos de despido procedente?

Para que el despido sea procedente así lo debe decir un juez en la sentencia que ponga fin al procedimiento judicial, pero ¿Cuáles son los motivos que puede alegar la empresa para que el despido se considere procedente?

 

Los tipos de despidos procedentes:

La empresa podrá realizar un despido al trabajador:

DISCIPLINARIO:

Cuando sea el trabajador el que motive el despido con un comportamiento culpable y grave.

Como es precisamente el trabajador el culpable del despido, en este caso no tendrá derecho a indemnización ni tampoco se le deberá preavisar del despido.

Sin embargo, sí tendrá derecho a finiquito, como explico más abajo, y también derecho a la prestación por desempleo (paro) si cumple con los requisitos que después veremos.

IMPORTANTE: En muchas ocasiones la empresa realiza un despido disciplinario alegando algún incumpliendo del trabajador; sin embargo, ese incumpliendo debe ser GRAVE, por lo que si la empresa se justifica en un motivo leve o busca la mínima excusa el despido será improcedente.

Este es el motivo más habitual empleado por las empresas para despedir a un trabajador y no pagarle la indemnización. Si tu empresa ha buscado la mínima excusa para despedirte tienes 20 días hábiles para impugnar el despido y que se declare improcedente.

OBJETIVO:

En este caso la empresa pone fin a la relación laboral por una causa que no es culpa del trabajador sino de la propia actividad de la empresa, y las cuales enumero en detalle más abajo.

Aquí sí habrá indemnización para el trabajador de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

Además, también habrá que preavisar al trabajador con 15 días de antelación.

Igualmente tendrá derecho a finiquito y acceso a la prestación por desempleo (paro).

 Al igual que en el caso anterior, la empresa a veces se justifica en alguna de estas causas, aunque no sea cierto, por ejemplo, alegando pérdidas económicas, para despedir al trabajador; por lo que si es tu caso dispones de 20 días hábiles para impugnar el despido y que se declare improcedente, así la empresa deberá abonarte 33 días de salario por año de trabajo y no sólo 20 como pretende.

 

Causas despido procedente más habituales.

En la mayoría de las ocasiones los despidos procedentes tienen lugar cuando un trabajador incumple de forma grave sus obligaciones laborales.

En estos casos el despido que realiza la empresa es disciplinario y encuentra su justificación en los motivos que recoge el artículo 54 del estatuto de los Trabajadores.

Las causas de despido procedente más habituales por culpa del trabajador son:
  • Faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad
  • Indisciplina o desobediencia en el trabajo
  • Ofensas verbales o físicas al empresario o trabajadores
  • Transgresión de la buena fe contractual
  • Abuso de confianza en el desempeño del trabajo
  • Disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo
  • Embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.
  • Acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

 

Recuerda que será una sentencia la que considere que los motivos alegados por la empresa son justificados y por tanto los despidos procedentes en estos casos; pero que para ello el trabajador debe tener una conducta grave y culposa que se pueda demostrar.

Si al mínimo incumplimiento por el trabajador la empresa decide despedirlo como excusa, el despido será improcedente con la consecuente indemnización para el trabajador o readmisión en su caso.

Recuerda que el despido es siempre la última sanción que la empresa debe adoptar ante un incumplimiento del empleado.

 

Despido procedente ejemplo ¿Puede ser un despido procedente por no ir a trabajar el empleado?

No acudir al puesto de trabajo sin un motivo que lo justifique puede llegar a ser razón de despido disciplinario si se repite de forma injustificada por el trabajador. Sin embargo, si la falta de asistencia al trabajo está justificada el despido no será procedente.
Esta es una cuestión que nos plantean mucho a los abogados laboralistas, ya que hay muchas situaciones que pueden justificar la ausencia al puesto de trabajo.
Por ejemplo, un despido será procedente por este motivo cuando el trabajador inicie sus vacaciones por decisión propia sin consentimiento de la empresa, cuando no aporte justificación del motivo de la falta de asistencia o cuando sea reiterada su impuntualidad al puesto de trabajo.
Sin embargo, no será procedente despedir a quienes falten al trabajo cuando se trate de personas con discapacidad o con enfermedades de larga duración sin adoptar otras medidas para evitar el despido, o a trabajadores que se encarguen del cuidado de menores o de personas mayores a su cargo.

 

Motivos despido procedente: Otras causas para que se considere el despido como procedente.

Desobediencia o indisciplina; ofensas verbales o físicas; acoso o discriminación a cualquier persona del trabajo; disminución del rendimiento laboral voluntariamente o faltas repetidas e injustificadas al trabajo.
Como acabamos de ver, estas causas harán que la empresa realice un despido disciplinario al trabajador que, de ser ciertas, justificarán que se declare procedente al estar amparadas en una inadecuada conducta que ha tendido el trabajador.
Pero como hemos indicado más arriba, la empresa también podrá hacer un despido por causas que no sean culpa del trabajador y también será procedente.
Estas son las recogidas en el artículo 52 del Estatuto de los trabajadores y de las que seguro has oído hablar. Son las conocidas como causas objetivas y son las siguientes:

 

Las económicas, técnicas, organizativas o de producción.

La ineptitud del trabajador para las funciones del puesto de trabajo cuando sea conocida por la empresa después de que el trabajador haya comenzado en la empresa su relación laboral.

Cuando la empresa lleve a cabo modificaciones técnicas y los trabajadores de los puestos de trabajo afectados no sepan o puedan adaptarse a dichas modificaciones.

Sólo podrá despedirse al trabajador en base a estos motivos si la causa es real y cierta y no se utiliza como excusa para realizar el despido.

 

Requisitos despido procedente.

Para que un despido, ya sea disciplinario u objetivo, sea procedente la empresa debe cumplir algunos requisitos formales.

Estos requisitos son:

  • Entrega al trabajador de la carta de despido, indicando fecha de efectos, esto es, la fecha en que finaliza la relación laboral y explicación clara y motivada de los motivos del despido.
  • Entrega al trabajador del finiquito y pago de la indemnización, si corresponde.
  • Preavisar al trabajador con 15 días de antelación si el despido realizado es por causas objetivas.
  • En el caso de que se realice un despido colectivo o ERE por alguna causa objetiva se debe seguir un procedimiento establecido en la ley que comienza con un periodo de consultas con los representantes de los trabajadores, así como a la autoridad laboral.

 

Si la empresa no cumple con estos requisitos legales el despido se declarará improcedente; a excepción del preaviso, en cuyo caso si no se cumple se deberá abonar al trabajador cada día de preaviso no respetado.

 

Despido procedente indemnización ¿Qué te corresponde?

Si un despido se considera procedente sólo conllevará indemnización si se trata de un despido objetivo o colectivo (ERE). En estos casos al trabajador se le debe abonar una indemnización de 20 días de salario por año trabajado con el límite de 12 mensualidades.
Por otro lado, si el despido fue disciplinario y posteriormente mediante sentencia se consideró procedente, el trabajador no tiene derecho a indemnización.
Tampoco así a los salarios de tramitación o a la reincorporación al puesto de trabajo, como podría ocurrir si se considera improcedente.

 

Despido procedente: días por año en la indemnización frente a un despido improcedente.

Lo acabamos de ver, pero esto es importante.
Si el despido es por causas objetivas al trabajador se le deberá abonar 20 días de salario por año trabajado. Sin embargo, si se realiza un despido objetivo o disciplinario y el trabajador lo impugna por no estar de acuerdo y se acaba declarando improcedente, éste tendrá derecho a una indemnización de 33 o 45 días por año trabajado.

 

Finiquito despido procedente: Qué debe pagarte la empresa.

Si la empresa despido al trabajador por cualquiera de las causas que hemos visto deberá entregarle un documento de saldo y finiquito en el que se recoja:

  • Salario mensual hasta el último día de trabajo
  • Horas extraordinarias, si las hay
  • Cualquier concepto pendiente de abono por la empresa
  • Vacaciones devengadas y no disfrutadas
  • Pagas extraordinarias devengadas
  • Indemnización, sólo si se trata de un despido objetivo o colectivo (ERE)
En cualquier caso, siempre tendrás derecho a finiquito.

 

Despido procedente paro ¿Tienes derecho? Despido procedente derecho a paro en España.

En el despido procedente sí hay derecho a paro. Para ello es necesario cumplir con la cotización exigida por el SEPE para poder solicitarlo, y no haber alcanzado la edad de jubilación.
Tras un despido procedente el trabajador se encuentra en situación legal de desempleo, por lo que, si ha cotizado más de año y está inscrito como demandante de empleo, podrá acceder a la prestación por desempleo.
IMPORTANTE: El trabajador siempre tendrá derecho a la prestación por desempleo independientemente del tipo de despido que se le realice. Para ello solo tiene que cumplir con la cotización mínima exigida.
Esto mismo sucede en el despido disciplinario, por ejemplo. No importa que el despido haya sido causado por culpa del trabajar, a pesar de ello el despido disciplinario tiene paro.

 

¿Es posible el despido procedente pactado?

Si empresa y trabajador acuerden un despido pactado sin indemnización para poder cobrar la prestación por desempleo será un fraude de ley. Si el trabajador pacta un despido con la empresa será un delito que de ser descubierto conllevará consecuencias para ambos.
Por tanto, si la empresa te propone un despido a cambio de tu conformidad y de darte acceso a la prestación de desempleo, debes pensártelo muy bien.

 

Recuerda que, si la empresa no tiene un verdadero motivo para despedirte, en caso de hacerlo, deberá indemnizarte si el despido se declara improcedente, de forma que además tendrás derecho a acceder a la prestación por desempleo, si cumples con los requisitos.

 

Infografía sobre despidos procedentes. ¡No olvides nada!

Infografía sobre despidos procedentes

 

Después de conocer con detalle todo sobre el despido procedente ¿Sabrías si te han realizado un despido de forma legal? ¿Tu empresa ha respetado tus derechos?

Hemos visto a lo largo del artículo qué es el despido procedente y en qué casos se declara así por los tribunales.

Sin embargo, y como has podido comprobar, son muchas las ocasiones en las que la empresa utiliza un tipo de despido que no es real con el ánimo de no respetar los derechos del trabajador y pagar la indemnización que le corresponde legalmente.

Ahora ya sabes que impugnar el despido no tiene consecuencias para el trabajador, por lo que en caso de duda siempre será recomendable asesorarte con un abogado especialista en estos temas.

Me ha encantado compartir contigo toda esta información para que puedas conocer tus derechos frente a la empresa. Pero si aun así te gustaría saber de la mano de un profesional qué derechos tienes en tu caso, puedes contactar conmigo desde cualquier parte de España o, si lo prefieres, y estás buscando abogados laboralistas en Cáceres, de forma presencial.

Trabajo a nivel nacional para ayudar a lectores como tú que se han convertido en estupendos clientes.

Ahora, si a ti también te gusta leer y compartir situaciones parecidas a la tuya, te animo a que dejes tu comentario sobre el despido procedente ¡Te responderé tan pronto lo lea!

¿Te gustaría consultar tu caso con un especialista?
Te ayudo a resolver las dudas con una consulta cercana y personalizada: online, rápido y al mejor precio. Pregunta ahora sin compromiso, después ¡Tú decides!

Escrito por:

CRISTINA CLEMENTE

¡Hola, soy Cristina! Me dedico a la abogacía y utilizo este blog para compartir con mis lectores contenido que les aporte valor.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo con un amigo/a!

Twitter
LinkedIn
Facebook
WhatsApp

¡Hola! Soy Cristina. Y como abogada, quizás sepa por lo que estás aquí...

Y es que seguramente tienes algunas dudas en tu caso. Por eso escribo sobre las preguntas más frecuentes por las que me contactan cada día lectores como tú. Me encantaría que este artículo resuelva algunas de ellas. Pero antes de irte… ¿Me cuentas si te he ayudado?

CATEGORIAS DEL BLOG

Esto opinan algunos lectores que se han convertido en clientes

Servicio excelente muy buen trato y explicación muy clara y detallada. Recomiendo 100% gracias Cristina por esa empatía que transmites a la hora de explicar y aconsejar.

Lucía V.

Me gustó mucho el seguimiento y la atención recibida por Cristina! 

Laura C.

Trato inmejorable! Totalmente recomendada por el seguimiento y la atención recibida!! 

Francia V.

No dejes que esto quede aquí…¿Nos vemos por las redes sociales?

Abogada en Cáceres y Plasencia contacto

¿PONEMOS FIN A LAS DUDAS?

PRIMERA CONSULTA SIN COMPROMISO

Empieza ahora de forma fácil y sencilla desde casa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable: Cristina Clemente
Finalidad: Gestión de los comentarios de las publicaciones
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Los boletines electrónicos o newsletter están gestionados por entidades cuya sede y servidores se encuentran dentro del territorio de la UE
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.

CUÉNTAME TU CASO AHORA

Estaré encantada de ayudarte.

Puedes dejarme tu consulta o si lo prefieres llamar  al